Estética facial

Las técnicas más avanzadas para mejorar tu aspecto

heading

Reservas / Citas

Actualmente existen diversos tipos de métodos para el Tratamiento facial. Desde el Botoxes hasta Los Hilos Tensores de Polidioxanona (PDO).

BOTOX

Las emociones y los gestos cotidianos conllevan el movimiento de los músculos faciales y con ello el desarrollo de líneas de expresión en la frente, los ojos y otras zonas más gestuales. En la frente, el entrecejo y la zona de las patas de gallo el tratamiento estético para atenuar esas arrugas o líneas de expresión es la toxina botulínica. El tratamiento del envejecimiento facial con toxina botulínica es la técnica de medicina estética más utilizada en el mundo.

El resultado en unos 5-7 días es la atenuación o desaparición de las arrugas tratadas. La duración depende de la mímica gestual del paciente y de su intensidad, y oscila entre 4 y 6 meses.

La expresión de la cara es la misma, excepto que mejora en cuanto a su aspecto relajado, con menos arrugas y se habrán suavizado las líneas de expresión, en definitiva tendremos un rostro más joven. La Toxina Botulínica puede combinarse perfectamente con técnicas de relleno facial.

RELLENO DE ARRUGAS Y VOLUMINIZACIÓN CON ÁCIDO HIALURÓNICO

Al envejecer, la capacidad de formación de ácido hialurónico decrece, y la piel pierde su elasticidad. Esta sustancia posee la capacidad de retener el agua en un porcentaje equivalente a miles de veces su peso, por lo que es el responsable de la turgencia y elasticidad de al piel. La inserción (“el relleno”) de ácido hialurónico en las zonas más hundidas de la cara (pómulos, línea mandibular…) así como la corrección de la profundidad de los surcos nasogenianos o de las línea de marioneta mejora esas pérdidas habituales con la edad.

Utilizamos agujas muy finas o unas cánulas especiales con punta roma (punta redonda) para evitar en lo posible la aparición de hematomas.

REJUVENECIMIENTO FACIAL

Los tratamientos faciales localizados (arrugas, redimensionar una zona, tensionar flacidez..) deberían siempre realizarse sobre un rostro revitalizado. Crear el escenario adecuado para que la corrección estética focal tenga sentido, la visión de conjunto necesaria para evitar que se vea como un parche, una solución marginal. Es lo que llamamos “tratamientos de fondo”.

Con los tratamientos de fondo podemos mejorar el aspecto y calidad de la piel,nutriéndola, facilitándole elementos valiosos para conseguir un estado óptimo, incrementando su elasticidad, hidratándola y reduciendo la flacidez, atenuando las arrugas.

Los elementos de los que nos valemos en nuestro día a día son:

  • Mesoterapia con un Complejo de Vitaminas, Minerales y Coenzimas para nutrir la piel. Consiste en realizar una siembra de microinyecciones de ese complejo en rostro y cuello, aunque es posible en cualquier zona del cuerpo. Suelen realizarse 3-4 sesiones consecutivas cada 3-4 semanas, y luego sesiones de mantenimiento más espaciadas. Su misión es potenciar las cualidades propias de la piel.
  • Mesoterapia con Ácido Hialurónico (no reticulado), que es una sustancia fundamental para mantener la hidratación de al piel, y que podemos reponer mediante microinyecciones.
  • Mesobótox. La dilución variable de toxina botulínica, ya sea en suero fisiológico, o en complejo vitamínico, facilita la relajación de los músculos más superficiales de la cara, y sin embargo, se mantiene la capacidad de mover músculos más profundos, por lo que se conserva un aspecto no “plástico” natural. Mejora el brillo de la cara con la piel más suave y los poros más cerrados.

REVITALIZACIÓN CON FACTORES PLAQUETARIOS

A través de las microinyecciones los factores de crecimiento plaquetarios (liberados de nuestras propias plaquetas tras extracción sanguínea y preparación según protocolo) estimulan la regeneración celular, aumentan la formación de nuevos vasos sanguíneos y crean nuevas estructuras cutáneas, lo que se traducirá en un aumento de la tonicidad de la piel, desaparición de líneas finas, las arrugas y surcos se mejorarán, y mejorará el estado general de la piel del paciente. Se realizan siempre en lotes de tratamiento de 3 a 4 sesiones con carácter mensual.

La bioestimulación con PRP es muy útil en tratamientos faciales para cualquier tipo de piel, pero especialmente para aquéllas sensibles y con respuesta irritativa a buen número de cremas y sustancias de uso estético. El hecho de que sea un material autólogo lo inyectado, propio de la sangre del paciente, hace imposible que origine reacción de ningún tipo.

CARBOXITERAPIA

Las microinyecciones de gas CO2 producen estimulación capilar con aporte extraordinario de oxígeno, nutrientes y elementos regeneradores. Se ha usado con cierto éxito como tratamiento de la alopecia por su efecto circulatorio, y en el rostro puede emplearse igualmente si se precisa ese efecto, y en cualquier parte del cuerpo que dese tonificarse y reafirmarse.

La combinación de mesoterapia vitamínica seguida de terapia con CO2 en la misma sesión produce unos resultados muy apreciables, dado que la estimulación circulatoria de la carboxiterapia facilita la incorporación de las vitaminas y antioxidantes de la mesoterapia.

PEELINGS QUÍMICOS

Los peelings son procedimientos estéticos que consisten en provocar una exfoliación controlada de la piel, aplicando una o varias sustancias que van a provocar desprendimiento de las células más externas de la piel, y que como efecto añadido produce un efecto alternativo buscado (reestructuración epitelial, estímulo de formación de colágeno y elastina, hidratación, regulación de la secreción grasa de la piel, efecto lifting,..)

Estos efectos sinérgicos permiten tratar incorrecciones estéticas faciales y corporales: tonalidad y brillo de la piel, reducción de los efectos del acné, mejoría de la queratosis, flacidez cutánea, pequeñas arrugas..). Normalmente debe realizarse un tratamiento domiciliario que reforzará y complementará el efecto de lo aplicado en la sesión. La base del trabajo siempre está en la repetición de sesiones con una frecuencia determinada para obtener resultados.

Existen diversos tipos de peeling químico en función de si su actuación sobre la piel es superficial, media o profunda. Los superficiales dan lugar a un mejoramiento general de la piel, y los medios y profundos son más indicados para la corrección de arrugas finas como las que rodean los labios o las conocidas “patas de gallo” y el tratamiento de las arrugas profundas y cicatrices como las del acné respectivamente.

HILOS TENSORES DE PDO

Los hilos tensores de polidioxanona (PDO) son unos hilos tensores finos que se implantan a nivel de la dermis para conseguir un efecto lifting sin cirugía y con anestesia local.

La PDO es un material reabsorbible y totalmente compatible, muy empleado en cirugía cardíaca, ya que ayuda a la cohesión y crecimiento rápido de las células. El hilo, una vez insertado bajo la dermis, produce una reacción del tejido, englobando el hilo, de forma que se produce un efecto lifting mecánico, debido a la propia estructura del hilo, y otro efecto biológico mediante el estímulo de producción de colágeno y elastina, responsables de la elasticidad y firmeza de la piel. Sus efectos duran entre 12 y 18 meses, se emplean en facial y corporal, aunque el hilo se reabsorbe a los 6 meses. Son invisibles a la vista e imperceptibles al tacto.

El procedimiento es corto, de entre 30 y 60 minutos de duración, y requiere tan solo crema anestésica, aunque para mayor confort suele inyectarse anestésico local.

No producen alergias ni rechazo. El paciente puede reincorporarse a su actividad habitual de forma inmediata. El efecto secundario más importante es el hematoma que se puede ocasionar siempre que inyectamos bajo la piel. Generalmente se procede en semanas previas a mejorar la nutrición de la piel, aportándole los materiales (vitaminas, hialurónico, péptidos) que luego necesitará para optimizar el efecto de reestructuración de la piel (“los ladrillos para levantar la pared”). Una sola sesión, y el efecto es inmediato, aunque la mejora de la piel es más evidente a los 2 meses en que el proceso de creación de colágeno y elastina es más intenso. Pueden utilizarse para reafirmar y dar consistencia a cualquier zona corporal o facial: cara interna de brazos, cara interna de muslos, glúteos, senos, abdomen, y a nivel facial, frente, papada, mejillas, contorno de la cara, cuello, escote.

El tratamiento con hilos mágicos está contraindicado en caso de embarazo, infección en la zona de tratamiento, enfermedades autoinmunes, diabetes severa y enfermedades vasculares agudas.